La importancia de dormir para aprender


En este artículo veremos la importancia de dormir para aprender. Y aunque es raro que pensemos en dormir como parte del proceso de aprendizaje, es un hecho que el sólo acto de mantenernos despiertos genera toxinas en el cerebro.

Es cuando dormimos que nuestro cerebro se libera de las toxinas, pues mientras lo hacemos, durante la etapa no-REM (trans. Movimiento rápido del ojo), las células del cerebro se encogen, dejando así espacio para que las toxinas fluyan fuera, por el torrente sanguíneo, y sean filtradas y desechadas por los demás órganos del cuerpo.

Por lo tanto, si vas a una examen y no has dormido bien, en realidad vas con desventaja ya que tu cerebro estará más lleno de toxinas, lo que no te permitirá pensar de forma clara.

Fases del sueño

Se definen 3 fases del sueño no-REM:

  1. Somnolencia. Dura de 5 a 10 minutos.
  2. Sueño ligero. Se reduce tu ritmo cardiaco y baja la temperatura de tu cuerpo.
  3. Sueño profundo.
    Las etapas del sueño anteriores se conocen como no-REM, y es durante éstas que el cerebro se libera de toxinas y el cuerpo se repara, creecen los músculos y se regeneran los tejidos.

Sueño REM:

  1. El cerebro está más activo y es cuando soñamos de forma vívida. Para evitar que actuemos nuestros sueños y nos causemos daño, el tronco cerebral bloquea los movimientos.

Las personas que creen que los raptan los extaterrestres y les hacen experimentos, o bien, que se les trepa un demonio o una bruja encima, es muy probable que hayan despertado en esta etapa, que el cerebro mantenga el cuerpo inmovilizado, pero que sigan soñando y aún no hayan despertado por completo.

Los periodos de sueño no-REM y REM se repiten varias veces mientras dormimos. Llegar al primer periodo REM nos toma 90 minutos, en promedio. Los adultos permanecemos un 20% del total del sueño en la etapa REM.

Las fases del sueño y la memoria

Durante la etapa de sueño REM, se consolidan las memorias implícitas. Es decir, la memoria sobre las cosas que podemos hacer de forma no consciente o automáticas, como cortar cebolla, pelar papas o manejar un automóvil.

Durante el sueño no-REM, se consolidan, por el contrario, las memorias declarativas. Esto es, información o datos que queremos recordar de forma consciente, como fechas de cumpleaños o aniversarios o los nombres de las 31 capitales y los 32 estados de México (sólo hay que aprenderse 51 nombres, ya que 12 capitales se llaman igual que el Estado).

Privación del sueño

No dormir bien durante periodos prolongados, genera:

  • Dolor de cabeza,
  • confusión,
  • alucinaciones,
  • depresión,
  • enfermedades del corazón,
  • incrementa el riesgo de diabetes,
  • obesidad,
  • y muchas otras más,Repara tu cerebro y tus tejidos y crece tus músculos.
  • hasta llegara a la muerte.

Modo de pensamiento difuso

Además de liberarse de las toxinas al dormir, el cerebro entra en un modo de pensamiento difuso y logra conectar ideas disímiles para encontrar soluciones a problemas en los que hayamos estado trabajando despiertos.

O bien, logra internalizar conceptos y trabaja en reforzar las áreas de memoria sobre cosas que consideramos importantes.

Por ejemplo, si estudiamos matemáticas durante el día, practicando con la solución de varios ejercicios y problemas, durante la noche nuestro cerebro ensayará de forma automática lo estudiado, reforzando así las conexiones necesarias para la memorización y el entendimiento.

En otras palabras, al dormir, al desconectarnos del pensamiento consciente, permitimos a nuestro cerebro que las ideas fluyan de forma más libre y que surjan conexiones neuronales entre áreas que de forma consciente mantenemos tal vez más restringidas en su intercomunicación.

Si estudias algún tema en modo de pensamiento enfocado y después tomas una siesta o te acuestas a dormir, le das la oportunidad a tu cerebro de pensar durante el descanso en lo aprendido, reforzándolo, o en hallar soluciones a tus preguntas.

Incluso, es muy probable que sueñes con lo que acabas de estudiar, muestra de que tu cerebro continúa trabajando de forma inconsciente.

Ayuda a tu cerebro a encontrar la solución mientras duermes

En añadidura, de forma explícita se puede forzar el sueño, al menos al inicio, a que éste sea sobre lo que estamos estudiando o el problema a solucionar.

Es decir, encarrilamos o le damos un empujón al dormitar, y una vez que nos vence el sueño, el cerebro continuará con mayor probabilidad por ese camino.

Y al despertar, es probable que lo hagamos con nuevas ideas, nuevas perspectivas, soluciones o un mayor entendimiento sobre lo estudiado.

Dormir la siesta

Las investigaciones también han encontrado que dormir la siesta ayuda al desempeño y aprendizaje. Por supuesto, dormir la siesta puede resultar impráctico para las personas con horarios regulares de trabajo.

El sueño y el absentismo escolar

Se ha encontrado por medio de estudios, que los adolescentes sufren fases de sueño incompatibles con los horarios de inicio de la escuela, que por lo general son de las 7:00 a. m. a las 8:00 a. m.

Lo anterior se debe a que segregan melatonina de las 10:45 p. m. a las 8:00 a. m., en promedio. Es decir, se duermen tarde y no se pueden levantar temprano. Esto se traduce en absentismo escolar o en no prestar atención durante las primeras clases.

Varias escuelas en diferentes ciudades del mundo han cambiado la hora de inicio a clases a las 10:00 a. m. Por ejemplo, en el 2009, la escuela Monkseaton High School en North Tyneside, Inglaterra, cambió el horario de entrada a las 10:00 a. m. para sus 800 estudiantes con edades de 13 a 19 años.

Después del cambio la escuela reportó un descenso en el absentismo general del 8% y un descenso en el absentismo persistente (alumno que falta mucho a clases) del 27%.

Tomemos en cuenta que esta fase diferente en la producción de melatonina afecta a los adolescentes, de 13 a 19 años. Si eres de mayor edad, no te sirve esto de pretexto para llegar tarde a la escuela o al trabajo.

Resumen

  • Dormir permite al cerebro liberarse de las toxinas metabólicas.
  • Estudiar y enseguida dormir o tomar una siesta, ayuda a que el cerebro sueñe con la solución de problemas o a mejorar el entendimientos de conocimientos abstractos y a entender aquello que estamos aprendiendo.
  • Dormir habilita nuestro cerebro para reforzar aquellas memorias que consideramos importantes, aún y cuando desvanezca los recuerdos que lo son menos.
  • Dormir permite también al cerebro practicar y repasar lo aprendido durante el modo de pensamiento enfocado.

Referencias

Técnicas de Estudio